Ola de calor

Una gota de sudor resbaló por su sien izquierda haciéndole cosquillas. Sabía que tenía la frente cubierta de diminutas cabecitas de alfileres líquidos y no podía menos de pasarse la mano por la frente e, irremediablemente, mirar el agua que se pegaba a los dedos  un segundo antes de secarlos en el pantalón. Y, de nuevo, otra vez a sudar y otra vez a limpiarse el sudor y a mirar la mano mojada, como si fuera la primera vez. Con todo, el agobio llegaba cuando sentía las rodillas húmedas, hay partes del cuerpo que no están preparadas para estas cosas, que suden los sobacos, la cara, la espalda, las ingles o las corvas, bien está, pero que suden las rodillas es la quintaesencia del sudor, el no va más. Ahora mismo, sendos goterones dibujaban un sendero de agua delante de sus orejas y las cejas estaban ya a punto de desbordarse, y, para colmo, las rodillas empezaban a rezumar humedad.

Se dio cuenta entonces de que, si no acababa pronto la negociación, ya no tendría fuerzas para mantener su postura, y ellos lo sabían, porque allí dentro, con el aire acondicionado veinticuatro horas, nadie notaba la ola de calor.

En el estío

El sol es un brasero ardiendo que hiere los ojos y la piel, los perros acezan buscando la sombra, la boca abierta y el aleteo del pellejo en la barriga, sólo las chicharras, incansables, siguen aserrando el aire con ese chirrido metálico que ocupa toda mi cabeza, a punto de estallar. Ya ni siquiera puedo pensar, mi cerebro se ha licuado por el calor y se derrama en gotas de sudor sobre mi cara. En días así, decía mi madre, sólo andan por la calle los locos y los asesinos.

Sólo yo camino por la calle, bajo este sol injusto que todo lo arrasa, la mano derecha en el bolsillo, agarrando el mango del cuchillo que cuelga dentro de la pernera del pantalón, sólo yo, sólo yo tengo algo que hacer ahora, además de ese hijo puta que me espera sin saberlo. Sólo yo; y nunca he estado más cuerdo que en este momento.