Diario de Pepín. Día 117

Dice mamá que como poco. Nunca he sido tragón pero es que, desde que no corro en el parque detrás de mis amigos grandes, no me entra hambre. Como, sí, y picoteo de todas esas cosas que me encantan y que come mamá (kéfir, fresas, pan, melón, almendras…) pero también las comía de antes y poco dejaba en el comedero. Y es que estos días están siendo días muy, muy raros. Menos mal que ayer me crucé con Flavia, que hacía miles tiempos que no la veía. ¡Cuánto tiempo no haría que hasta ella, que, cuando me ve, se alegra, pero despacito, empezó a dar brincos como una loca! Pero, nada, en seguida su mamá se la llevó y mamá decía todo el tiempo que teníamos que irnos, que no podíamos jugar.

¡Y sigo sin encontrar nada que comer en la calle…! Porque hambre no tengo, que no es hambre, pero tengo necesidad de olisquear y  llevarme al gaznate todo lo que pille.